domingo, 30 de marzo de 2008

TE ESPERO




Te espero cada tarde,


como si aún fuera invierno,


te espero en las calles y en los bares,


odiando, indecisa, a un reloj incierto.




Te espero entre las sombras,


como si acaso no me dieras miedo,


y con más angustia mi pasión te nombra


herida como estoy en este infierno.




Te espero en las cenizas del pasado,


como si el esperar te adelantara,


y el tiempo se escapa como arena entre mis manos


mientras pienso al asesino en tu mirada.




Te espero cada tarde,


como si aún fuera invierno...


Y llegas al fín, y tu boca arde,


y es suicidio el amor en que me pierdo...